Estrategia de costos bajos

Estrategia de bajo coste centrada

Las empresas sólo tienen tres opciones: atacar, coexistir sin problemas o convertirse ellas mismas en actores de bajo coste. Ninguna de ellas es fácil, pero el marco adecuado puede ayudar a saber qué estrategia tiene más probabilidades de funcionar.

A las empresas les resulta desafiante y a la vez extrañamente tranquilizador enfrentarse a rivales cuyas estrategias, puntos fuertes y debilidades se parecen a las suyas. Sin embargo, su obsesión por los rivales conocidos les ha hecho perder de vista las amenazas de los competidores disruptivos de bajo coste.

Los guerreros de los precios de éxito, como el minorista alemán Aldi, están cambiando la naturaleza de la competencia empleando varias tácticas: centrándose en uno o unos pocos segmentos de consumidores, entregando el producto básico o proporcionando un beneficio mejor que los rivales, y respaldando los precios bajos con operaciones supereficientes. Ignorar a los rivales con precios reducidos es un error porque acaban obligando a las empresas a abandonar segmentos enteros del mercado. Las guerras de precios tampoco son la solución: Reducir los precios suele reducir los beneficios de los operadores tradicionales sin expulsar a los nuevos competidores de bajo coste.

Riesgos de la estrategia de bajo coste

¿Qué es la estrategia de bajo coste? La estrategia de bajo coste es un tipo de estrategia de precios en la que la empresa ofrece los productos a bajo precio. Esta estrategia ayuda a estimular la demanda y a ganar una mayor cuota de mercado. La empresa puede obtener ventajas de costes aumentando su eficiencia, aprovechando las economías de escala o consiguiendo la materia prima a bajo coste.

3. Experiencia para mejorar el proceso de fabricación4. Adquirir materias primas a menor coste5. La estrategia de bajo coste también conlleva el riesgo de que otras empresas también reduzcan sus precios y se inicie una guerra de precios.

Ejemplo de estrategia de bajo costeLa estrategia de bajo coste es utilizada por muchas aerolíneas nacionales que ofrecen billetes a un precio muy bajo para captar clientes y viajeros por primera vez. Esto ha sido posible gracias a la incorporación de sectores frecuentes en las rutas y a la oferta de una experiencia de vuelo sin gastos y con más asientos en un solo vuelo. Esto ayudó a muchas aerolíneas a reducir los costes y, en general, los precios de los billetes, lo que hizo que más personas volaran en varios sectores.

Liderazgo de bajo coste

El término estrategia de coste cero se refiere a una decisión comercial o empresarial cuya ejecución no supone ningún gasto. Una estrategia de coste cero no le cuesta nada a una empresa o a un individuo, pero mejora las operaciones, hace que los procesos sean más eficientes o sirve para reducir los gastos futuros. Como práctica, una estrategia de coste cero puede aplicarse en varios contextos para mejorar el rendimiento de un activo.

Emplear una estrategia de coste cero significa que no hay gastos adicionales para realizar mejoras o adiciones a las actividades de una empresa u otra entidad. Como se ha mencionado anteriormente, un individuo o una empresa pueden reducir los gastos futuros, así como simplificar y agilizar sus procesos actuales mediante el uso de estrategias de coste cero.

Las estrategias de negociación de coste cero pueden utilizarse con una variedad de activos y tipos de inversión, como la renta variable, las materias primas y las opciones. Las estrategias de coste cero también pueden implicar la compra y venta simultánea de un activo con costes similares que se anulan entre sí.

Una empresa que busca aumentar su eficiencia al tiempo que reduce sus costes puede decidir comprar un nuevo servidor de red para sustituir varios más antiguos. Debido a los avances tecnológicos, los servidores más antiguos se revenden y la suma obtenida por la venta paga el nuevo servidor, que es más eficiente, funciona más rápido y reduce los costes en el futuro debido a los menores costes de mantenimiento y energía.

Estrategia de diferenciación

En la estrategia empresarial, el liderazgo en costes consiste en establecer una ventaja competitiva por tener el coste de explotación más bajo del sector[1]. El liderazgo en costes suele estar impulsado por la eficiencia, el tamaño, la escala y el alcance de la empresa y la experiencia acumulada (curva de aprendizaje).

Una estrategia de liderazgo en costes tiene como objetivo explotar la escala de producción, el alcance bien definido y otras economías (por ejemplo, un buen enfoque de compras), produciendo productos altamente estandarizados, utilizando tecnología avanzada[2].

En los últimos años, cada vez más empresas han optado por una combinación estratégica para lograr el liderazgo en el mercado. Estas pautas consisten en el liderazgo en costes, un servicio al cliente superior y el liderazgo en productos de forma simultánea.[3] Walmart ha tenido éxito en todo el mundo gracias a su estrategia de liderazgo en costes. La empresa ha recortado los excesos en todos los puntos de producción y así puede ofrecer a los consumidores productos de calidad a precios bajos[4].

El liderazgo en costes es diferente del liderazgo en precios. Una empresa puede ser el productor de menor coste y, sin embargo, no ofrecer los productos o servicios de menor precio. De ser así, esa empresa tendría una rentabilidad superior a la media. Sin embargo, las empresas líderes en costes sí compiten en precio y son muy eficaces en esa forma de competencia, ya que tienen una estructura y una gestión de bajos costes[1].